martes, 28 de enero de 2014

Ameliach: ¿quién traiciona la patria?



Vaya costumbre que tienen los herederos del supremo comandante de utilizar el poder para manipular la historia.
El pasado domingo, a dos páginas, el gobernador de Carabobo publicó un remitido para tratar de comparar algunos sucesos vividos en el año 1811 con la manifestación convocada por el movimiento “Valencia se respeta” el 23 de enero para conmemorar los 56 años de la caída de lo que muchos pensábamos era la última dictadura.
El remitido en cuestión lo intituló “La insurrección de Valencia en 1811, el convento de San Francisco y los manipuladores de la opinión pública”, en el que ya finalizando, escribe: …es probable que unas de las consignas que se utilizaron este 23 de enero en el convento San Francisco “Valencia se respeta” haya sido una de las utilizadas en la insurrección de 1811 en el mismo sitio hace 203.
En una suerte de tratar de comparar aquellos sucesos con la Venezuela actual, pretende el gobernador hacer ver que él es patriota, y quienes no comulgamos con sus ideales, somos los realistas. Bueno, no debemos sorprendernos. Recordemos que él tiene formación militar  (alcanzó el grado de teniente) y quizá todo lo ve como una guerra o una insurrección, desconociendo que los civiles tenemos el derecho a alzar la voz cuando pensamos que el gobierno va por el camino equivocado. Por ejemplo, “Valencia se respeta” ha alzado la voz porque no acepta que nuestra Ciudad sea despojada de lo que le pertenece. Los decretos 664 y 666 no solamente arrebatan bienes y competencias al municipio Valencia sino que están cargados de un centralismo que contradice el espíritu de la Constitución.
Con ese remitido se demuestra que no le asiste la razón ni mucho menos le acompaña el Derecho para quitarle a los valencianos su patrimonio; es decir, quien intenta manipular la opinión pública es el mismo teniente Ameliach. Pero ni los valencianos ni los carabobeños dejarán manipularse. Valencia sigue exigiendo que le devuelvan la Plaza de Toros y el Parque Recreacional Sur despojados por el decreto 664, y que se derogue o revierta también el decreto 666 que crea una autoridad única, que flagrantemente invade las competencias del municipio.
Aquí no hay patriotas ni realistas teniente Ameliach. De lo que se trata es de dos formas de gobierno: el que usted defiende, que es el del arrebato, frente al democrático y constitucional que es por el cual nos inclinamos.
Le aconsejo no seguir hablando de patriotismo, porque quedaría muy mal, pues imposible llamar patriota a alguien que permite que nos gobiernen desde Cuba; y peor aún, imposible llamar patriota a quien no cree en los profesionales de su patria, como lo fue el comandante “supremo” de ustedes que prefirió la confianza de Fidel y la de los galenos cubanos, a la de sus hermanos venezolanos.
De traiciones y de historia podemos hablar cuando usted quiera. Desde la traición de Bolívar a Miranda, hasta llegar a nuestros días. ¿Sabe usted qué es traición a la patria? Valdría la pena averiguar por qué las directrices gubernamentales las fijan desde Cuba, y los registros y notarías los manejan los cubanos. Y por qué entregamos el Esequibo.
Podemos hablar de historia pero mejor aún si hablamos de temas de actualidad. Ponga fecha y lugar para conversar. Y por qué no, debatir democráticamente sobre asuntos de interés regional. Seguiremos exigiendo respeto, y si usted lo considera como una insurrección en su argot militar, en verdad, los insurrectos  contra el Estado de Derecho son precisamente ustedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada