domingo, 19 de marzo de 2017

Esquizofrenia opositora

¡Hasta cuándo!
Esquizofrenia opositora
 @pabloaure
Indagar sobre la situación venezolana es una tarea sumamente compleja que más que de la participación de politólogos o de sesudos analistas, requerimos de la intervención inmediata de psiquiatras, que interpreten tanto a actores políticos como al común de los ciudadanos.
Los más notables voceros de la Oposición, concentrados en esa rara especie “unitaria” plasmada en la MUD, no dudo que aparentan sufrir el trastorno de la esquizofrenia, pues perciben la realidad de una manera confusa. Hablan de dictadura pero al mismo tiempo se lanzan a una batalla de validación de sus organizaciones políticas, con el entendido de que serán capaces de desplazar a la dictadura con sus tarjetas electorales recién invalidadas y ahora vueltas a validar ¿No les parece cosa de locos? Prefiero pensar que están desequilibrados, para no tildarlos de socios de la tiranía ¿A quién se le puede ocurrir que un tirano te ilegitime (inconstitucionalmente) para después darte chance de volverte a legitimar bajo las condiciones que él imponga, -y  lo aceptes mansamente-? Pero si eso de por si es una candidez, mayor sería la “ingenuidad” si tienes la esperanza de que luego te reconocería como ganador en unas eventuales elecciones, que de acuerdo con los tiempos aproximados por los procesos de invalidación, validación e impugnación,  seguramente no serán este año.
Mientras el régimen persigue a los panaderos, ofrece los “claps”, denuncia golpes de estado y se montan operativos para sacar el carné de la patria, el mayor grueso de los ciudadanos se mantiene distraído en colas para satisfacer sus necesidades básicas y muy atentos para evitar ser víctimas de un atraco. Mientras eso ocurre -y todos lo percibimos-,  dirigentes opositores desesperadamente envían mensajes a tutilimundi para que se inscriban en sus partidos y poder presentarse como opción frente a la dictadura, claro está, mediante un proceso electoral. ¡Díganme si no es de locos esto!
Indudablemente no son los marines de USA ni la Carta Democrática Interamericana sino psiquiatras los que necesitamos para tratar la esquizofrenia colectiva. No solo por el alocado discurso opositor sino también de algunos oficialistas, porque hasta insisten en afirmar que alguien vive cuando años atrás lo lloraban y sus presuntos restos  fueron expuestos en capilla ardiente y supuestamente “sembrados” en el Cuartel de la Montaña. Les vuelvo a preguntar: ¿es o no de locos esto que vivimos?
Aterricemos en la cordura.-
Los que dirigen la nación cuando dicen que harán lo que sea para mantenerse en el poder, créanme que no están locos, así como tampoco lo están algunos vivarachos que desde la oposición “validan” sus partidos para hacerles comparsa. Los del régimen indudablemente no tienen escrúpulos pero eso no significa que estén turulos. Esto es muy importante dejarlo claro a la hora de enfrentarlos a la justicia, no vayan a venir con el cuento y argumentar que no estaban en sus cabales cuando robaban y ordenaban encarcelar o asesinar. Loco estaríamos todos, si pensáramos que de estos patoteros saldremos vía electoral, ¡yo te aviso chirulí!
El año pasado el régimen celebraba y reía a carcajadas cuando a Capriles (secundado por algunos “genios” de la MUD) se le ocurrió la “brillante” idea de promover el referéndum revocatorio, y de manera absurda millones se embarcaron en esa pésima idea. Caímos en el chantaje para evitar ser catalogados como divisionistas. Ahora, Maduro sigue supremamente emocionado con ese temita de la validación de sus “enemigos”. O sea pareciera escucharlo en tono de chiste exclamar: “señores de la MUD si quieren venir por mi, no tienen otro remedio que validarse” ¿qué carrizo hace falta para que todos en el país se den cuenta de que tanto el régimen como los que le hacen el juego se burlan de los ciudadanos.
Mi propuesta.-
Observar a Venezuela en dos toletes, uno; claramente conformado por el régimen y sus aliados -entiéndase los que le hacen el juego-, y el otro, los que lo enfrentamos. Con la siguiente observación: no faltarán aquellos que tilden de anti políticos a los que desvelen la sociedad que existe entre el régimen y los enchufados disfrazados de opositores que apuestan a la eternidad del socialismo del Siglo XXI.
Una vez tengamos claros esos dos sectores, hacer la tarea que todavía no hemos hecho por más que la hayamos anunciado. Me refiero a la organización. Nunca arrojará buenos resultados aquella organización donde existan elementos perturbadores que no tienen los mismos intereses u objetivos, que no es ninguno distinto al de salir de esta pesadilla. En consecuencia, cuando ambos segmentos estén claramente identificados, comenzar a hacer peso para debilitar a lo único que le teme el régimen que es su gobernabilidad. En efecto, Maduro puede tener cero de popularidad pero si por nuestras acciones equivocadas le permitimos que siga mofándose de los ciudadanos puede permanecer a perpetuidad en Miraflores, y el tiempo lo pasaremos recogiendo firmas para luego validarlas. Seguiremos escuchando discursos repetidos de aquellos “paladines opositores” (firmen y ahora validen para liberar a los presos políticos), otros, confundidos por la locura de quienes dicen ser opositores esperarán el carné de la patria o una caja de clap, o el día del terminal de la cédula para ´poder comprar dos kilos de harina, dos botellitas de aceite, cuatro rollos de papel tualé o medio kilo de pasta.
Sabemos que la tarea es larga, pero así se incomoden quienes dicen estar de nuestro lado, a ellos, también tenemos que enfrentarlos porque son los pilares de la dictadura que desgraciadamente están camuflados de opositores. La protesta debe ser continua, inteligente y de manera coordinada para no darle oportunidad al régimen -a través de sus esbirros- de poder lesionar o apresar a quienes constitucionalmente salgan a manifestar su descontento.
No podemos perder más tiempo y tenemos que comenzar a tender puentes, si es que acaso todavía no lo han comenzado. Puentes con civiles rojos o verdes militares. Muchos “oficialistas o institucionalistas” quieren salir de este berenjenal pero prefieren callar o defender lo indefendible antes que caer en manos habilidosas, ávidas de poder y que padecen de los mimos vicios de los que originaron esta tragedia.
Compromiso ciudadano.-
Que cada rancho,  casa, barrio, edificio y vereda se convierta en una escuela de rescate de la identidad nacional cuyas herramientas sean la palabra y la escritura. Abracemos la causa Venezuela. Ábranle la puerta a la esperanza y a la conciliación. Todos son necesarios. Cuando digo todos, son todos los ciudadanos de buena voluntad. Aquí incluyo nuevamente a civiles y militares. Maduro y todo el régimen que lo sostiene están demasiado claros de que su permanencia dependerá de nuestra organización, y de aquella unión cívico-militar de la que tanto hablaba el finado Hugo Rafael. Que se entienda muy bien: no hablamos de promover un golpe de estado, sino de restablecer el hilo constitucional que desde hace rato lo rompió esa caterva de delincuentes que ha venido oprimiendo a los ciudadanos ansiosos de tener libertad de oportunidades y de ese modo poder alcanzar su prosperidad sin depender de las dádivas del régimen que los ha sumergido en el atraso y cada día los esclaviza más.    

Pablo Aure 

lunes, 13 de marzo de 2017

La Universidad no se rinde

¡Hasta cuándo!
La Universidad no se rinde.
@pabloaure
La compleja situación venezolana cada día adquiere una asombrosa apreciación. Parece un cuadro extraño, extraído del surrealismo. Vemos colas para sacar el “carné de la patria”, colas en los supermercados y en las panaderías. Desde hace algunos días, y no obstante denunciar que padecemos una cruenta tiranía, también observamos colas para “validar” algunos partidos políticos. Constantemente circulan por las redes fotografías  de muertes por encargo, o en circunstancias desconocidas. Ya es común observar videos o ser protagonistas pasivos de atracos. A nadie sorprende la gran cantidad de niños en brazos de mujeres que no parecen ser sus madres o familiares pidiendo limosnas en los semáforos, cuidadores de carros en plenas vías públicas con un cartel en el cuello indicando la tarifa de vigilancia. Esa es parte de la Venezuela que hoy tenemos. Pero así como vemos las anteriores miserables escenas, por otra parte nos topamos con inauguraciones de majestuosas obras o entregas de casas. Mientras todas estas contradicciones ocurren -y mucho más- nuestros presos políticos siguen presos. Solo algunas voces en la distancia se escuchan como para enaltecer la figura de alguna organización política, pero no para denunciar la barbarie que está instaurada en el país desde hace casi cuatro lustros.
Es menester la coherencia para lograr los objetivos y no distraernos en lo que nos debería ocupar. Somos muy dispersos en las luchas. Claro, no tengo dudas de que es una estrategia perfectamente diseñada por la dictadura: crear varios focos de distracción mientras sigue avanzando en sus objetivos destructores.
Universidad al servicio de la patria.-
En defensa de nuestra comunidad.-
Sin pretender distraernos, aún más de lo que estamos, debemos retomar un aspecto vital para nuestro país, se trata del asunto universitario. En tal sentido me referiré a varios aspectos. El primero: al secuestro en las mazmorras de una cárcel militar de un catedrático de nuestra centenaria Casa de estudio. En efecto, el doctor en economía Santiago Guevara, permanece de manera arbitraria detenido desde hace más de tres semanas bajo órdenes de un juez militar. Su detención está fundamentada en lo recogido de un expediente fabricado en el basurero de la mentira y de la vergüenza. No puedo calificarlo de otra manera. Decir que Santiago Guevara es traidor a la patria, no solo atenta contra la inteligencia de los ciudadanos, sino que es una afrenta a la Universidad de Carabobo, pues señala a nuestra alma máter como una institución conformada por traidores a la patria, cuando la realidad es todo lo contrario: que somos una institución al servicio de la patria, de donde no solamente egresan excelentes profesionales, sino que sus profesores forman ciudadanos al servicio del país.
No olvidemos nuestras luchas por la libertad de los presos políticos, en este caso por el científico de la economía Santiago Guevara, el silencio de un universitario ante esta monstruosidad “milico-judicial” nos disminuye como universitarios cuya esencia primordial  es la pluralidad y la libertad. La irreverencia y la solidaridad deben acompañar nuestros pasos hasta conquistar la libertad plena del profesor Guevara. Hagámonos respetar, de lo contrario estaremos siempre expuestos a las tropelías gubernamentales.
Por el rescate de la dignidad.-
Compañeros universitarios, de manera sistemática el régimen ha venido horadando la dignidad universitaria. Los sueldos son de hambre y el presupuesto asignado a las instituciones universitarias son simbólicos como para verlas agonizar con el transcurrir del tiempo. Imposible mantenerlas con lo que desde la administración central se les asigna desconociendo desde hace rato su autonomía que claramente establece que el presupuesto lo aprueba el Consejo Universitario, desgraciadamente el régimen se mofa de nuestras peticiones y a cuenta gota nos envía uno que otro recurso luego de largas horas de explicaciones y adulaciones.
La investigación cada día va en retroceso, no puede ser de otra manera, no tenemos los recursos necesarios para adquirir reactivos. No hablaré de la infraestructura que acusa la inclemencia del tiempo y se nos dificulta repararla. A pesar de la escasez permanecemos activos. No puedo ocultarlo, estamos debilitados. El turno nocturno peligra porque la delincuencia está desbordada, y tampoco tenemos las unidades de transporte. No son suficientes para trasladar a nuestros bachilleres. Mientras el Ejecutivo nacional hace alarde de la adquisición de flotas de material de guerra, los universitarios clamamos por unidades de transporte para trasladar y educar a quienes deberán tomar las riendas del país  más temprano que tarde.
Nos quieren ver sumergidos en el mar de la anarquía o en el de la deslegitimación. A Dios gracias,  aquí en la Universidad de Carabobo nuestra rectora Jessy Divo ha sido una estratega para mantener a flote una embarcación que desde hace bastante tiempo han intentado hundir ¡No lo lograrán!
Si queremos hacernos respetar, lógicamente debemos plantarnos como verdaderos universitarios ante un gobierno que apuesta a nuestra destrucción. Cuando digo plantarnos es hacer retroceder al adversario (en este caso al enemigo) hasta deponerlo con la fuerza de la razón y el espíritu que debe florecer en cada uno de nosotros como formadores del presente y del futuro. Tenemos las herramientas necesarias para lograrlo. Somos millones y nos asiste la verdad. Solo nos queda organizarnos y unirnos sin mezquindades.
Fundación transporte UC.-
Para finalizar no puedo dejar de mencionar que en el próximo Consejo Universitario propondré la creación de la Fundación Transporte UC, con la única finalidad que con el aporte que ella reciba poder mantener en la medida de las posibilidades algunas unidades activas para coadyuvar en las reparaciones menores, y evitar ver varados bien sea en la calle Cedeño o en La laguna de Faces a estudiantes que anhelan llegar a la UC y luego devolverse a sus hogares.

Pablo Aure

sábado, 25 de febrero de 2017

Pablo Aure acompañará a vecinos en acciones contra rezonificación de Las Chimeneas


Pablo Aure acompañará a los vecinos en acciones jurídicas contra rezonificación de Las Chimeneas

Valencia, 24 de Febrero de 2017.- En medio de una asamblea de vecinos en la comunidad de Las Chimeneas en horas de la tarde de este jueves, Pablo Aure, abogado y Coordinador General de Compromiso Ciudadano manifestó su apoyo a las acciones jurídicas contra la ordenanza de rezonificación del sector Las Chimeneas de la parroquia San José del municipio Valencia, publicada en la gaceta municipal N°16/5107 extraordinario, el pasado 5 de diciembre del año 2016. 
En este sentido aseguró “es un deber ciudadano hacer contraloría a todas las actuaciones oscuras que emanen de los poderes públicos, esta ordenanza es en particular sospechosa, ¿cómo es eso de que se va a rezonificar una sola parcela? Lo que no solo viola el artículo 46 de la Ley de Orgánica de Ordenación Urbanística que prohíbe rezonificaciones aisladas, sino que también viola el derecho constitucional a la participación ciudadana, pues a ningún vecino se le consultó la medida, por eso me comprometo a acompañarlos en todas las acciones jurídicas y de protesta pacífica”. 
La preocupación central de los vecinos de la zona, es la modificación que la ordenanza
hace a una sola parcela de 8000 Mts2 que antes estaba destinada para la construcción de un centro educativo, y ahora, de acuerdo a la nueva zonificación, pasó a ser de uso comercial, lo que deja a la comunidad sin ningún terreno destinado a la educación.


La actividad se desarrolló en la plaza Dr. Luis Pérez Carreño en Las Chimeneas, donde estuvieron presentes los representantes del consejo comunal del sector, apoyados en la explicación técnica del plan de desarrollo urbano local (PADUL) a cargo de la Ingeniera Livia Gil, y por parte de Xiomara Rodríguez, en su carácter de abogada, expuso la posibilidad de interponer un recurso de amparo en contra de la ordenanza para solicitar la suspensión temporal de sus efectos.

lunes, 20 de febrero de 2017

Todo a pulmón

¡Hasta cuándo!
Todo a pulmón.-
@pabloaure
En estos tiempos de incertidumbre vale la pena escuchar la canción compuesta por el músico argentino Alejandro Lerner “Que difícil se me hace, mantenerme en este viaje sin saber a dónde voy en realidad. Si es de ida o de vuelta…que difícil se me hace…defender mi ideología buena o mala pero mía… ”
Aferrados a la esperanza
Nada se resolverá de la noche de la mañana, porque el daño ha sido demasiado grande; sin embargo, debemos seguir remando pero sin esperar cambios inmediatos. Ojalá podamos entenderlo: mientras no cambiemos nuestra manera de actuar, seguiremos cavando nuestra propia tumba. Quiero generalizar para no apartarme de la idea y me sigan leyendo los actores mediáticamente visibles.
Amigos, en Venezuela debemos comenzar de cero. Cuando digo cero es literal, tenemos que reconstruir una sociedad que no tenemos. No se trata de una lucha intestina de oficialismo contra la oposición o viceversa. No tenemos un país o, mejor dicho, esto no es un Estado que de acuerdo a los principios de Derecho público aprendidos en la Universidad es la Nación jurídicamente organizada. El Estado lo conforman tres elementos: población, territorio y poder político. El problema se nos presenta en el último de los elementos: el poder político. Ninguna sociedad puede existir sin un respeto a las normas de convivencia, las cuales deben estar claramente predeterminadas y aceptadas por la población. Pudiéramos decir que el poder político define las reglas del juego, y aquí en Venezuela están escritas pero no se cumplen. En efecto el orden jurídico está escrito en la Constitución, allí están los límites del ejercicio del Poder público. Cuando se rompe el esquema constitucional se resquebraja la institucionalidad y, en consecuencia, la sociedad. Desaparecen los mecanismos del control social convencional, pero al mismo tiempo  emergen otros. Así es como en los últimos años hemos visto el aumento de crímenes por encargo y los linchamientos en plenas vías públicas, porque la población reacciona ante la indiferencia e ineficacia del poder político. Como hay impunidad la gente busca maneras primitivas de ajusticiamientos. Muy mala señal. Hemos regresado a épocas de los bárbaros. Donde el más fuerte domina al más débil. Acá en Venezuela la fortaleza está en manos de grupos violentos irregulares llámense colectivos, pranes o bandas delictivas organizadas o no; pero, también lo detentan quienes se amparan en una falsa institucionalidad y aplican la fuerza para aferrarse a un poder político espurio que no cumple los postulados constitucionales. “Que difícil se me hace”
Mientras no entendamos esto, seguiremos de fracaso en fracaso y jamás sabremos si vamos de ida o de vuelta.
La barbarie electoral.-
No queremos entender la realidad. Por un largo tiempo será imposible lograr cambios por la vía electoral, mosca, no porque esté promoviendo un golpe de estado, sino porque carecemos de una sociedad.
No podemos hacerle el juego a los bárbaros. En este punto no me refiero solo al oficialismo sino también a la oposición. En ambos sectores hay civilidad y barbarie. Tanto en el oficialismo como en la oposición hay quienes respetan las reglas y hay quienes no. El poder político que debiera existir como elemento constitutivo del Estado está en manos de los bárbaros,  lamentablemente no lo hemos querido entender. Los bárbaros no respetan las reglas, solo otro “bárbaro” puede enfrentarse electoralmente a ellos.
Salidas concomitantes.-
No podemos hablar exclusivamente de una sola salida -a propósito de los tres años de aquella célebre frase que mantiene tras las rejas a Leopoldo López y privado de su libertad en su casa a Antonio Ledezma y otros tenemos expedientes penales abiertos- Si bien es cierto la protesta por excelencia es una manera de oponerse a los bárbaros, no es menos cierto, que no es suficiente para lograr cambiar el sistema. Por tal razón hay que acompañarla con la educación para lograr la formación de ciudadanos que en definitiva serán los que en su conjunto reestablecerán la sociedad.
Los bárbaros de lado y lado quieren que nos mantengamos igual. Ese juego no es de los ciudadanos. Vaya que es complejo el asunto. Protestar y educar. No hay otra. De no hacerlo así permaneceremos sumergidos en la maligna práctica del “quítate tú para ponerme yo” O peor aún: a sabiendas de que no los podrán quitar, aparentar que si lo lograrán.
Nota final.-
Hay quienes pretenden llamarse opositores pero son exactamente igual que los oficialistas. Bárbaros quizá no en todo el sentido de la palabra, pero sí en la manera corrompida de ejercer el poder. Tenemos alcaldes y gobernadores que dicen ser de oposición y a quienes no se les puede criticar porque mediáticamente te etiquetan como un “cooperante”. Vaya manera de tratar de silenciar al ciudadano. Por ejemplo, hay alcaldes que se rasgan las vestiduras por la “oposición” –esa, la que juega en el mismo equipo de los bárbaros- que a cuenta de gobernantes “opositores” pueden hacer lo mismo que criticamos los ciudadanos. Un alcalde que propone a la Cámara municipal y concejales que se prestan al juego de la corruptela para cambiar la zonificación de una urbanización debemos situarlo del lado oficialista o al menos, del mismo lado a lo que tenemos que combatir.
No es Maduro solamente o Chávez en su momento los que nos impiden avanzar, sino la mente de esa cuerda de tramposos que utilizan la política para llenar sus alforjas con el erario público o para satisfacer un ego personal.

Pablo Aure  

jueves, 16 de febrero de 2017

Alcaldìa de Valencia viola el derecho humano a la educaciòn de vecinos de Las Chimeneas

Pablo Aure: Ordenanza de rezonificación del
sector Las Chimeneas es inconstitucional

Valencia, 16 de Febrero de 2017. Pablo Aure, abogado y coordinador general de Compromiso Ciudadano se refirió a la Ordenanza de Rezonificación del sector Las Chimeneas de la parroquia San José del municipio Valencia aprobada por el Concejo Municipal de la entidad el pasado 5 de diciembre de 2016, una vez que recibió denuncias de inconformidad por parte de Olfa Colina, vocera de ambiente y Reinaldo Quintiliani, vocero de contraloría del Consejo Comunal de Las Chimeneas sector 2.

“Vuelve la alcaldía de Valencia a aprobar una ordenanza que atenta contra la calidad de vida de nuestros vecinos, en este particular, del sector Las Chimeneas, donde cambia el uso de una sola parcela, que estaba destinada para un centro educativo, y así poder darle uso comercial”, dijo.

En este sentido, Aure detalló que la ordenanza está llena de incoherencias que afectan de nulidad su vigencia.

“La Ley Orgánica de Ordenación Urbanística en su artículo 46 es claro en decir que no se puede aprobar una rezonificación de un sector de forma aislada, como se hace en esta ordenanza, pues a pesar de que su título de forma engañosa pretende hacer creer que van a rezonificar toda la zona de Las Chimeneas, al final, solo cambian el uso de una parcela de 8 mil metros cuadrados”, puntualizó.

El jurista aseguró que la ordenanza es inconstitucional. “La alcaldía y el Concejo Municipal de Valencia de nuevo han violado el derecho constitucional a la participación ciudadana, sin mencionar que, no tomaron en cuenta el impacto negativo para la vialidad y todos los servicios públicos de la zona que de por si, son deficientes en la actualidad, y a eso le suman que ahora, debido a este cambio de la zonificación, se atenta, perjudica y menoscaba el derecho humano a la educación de los niños y jóvenes de Las Chimeneas.”

lunes, 13 de febrero de 2017

La rana en la olla ya se cocinó

¡Hasta cuándo!
La rana en la olla ya se cocinó
@pabloaure
Aquel cuento de la rana y la olla –la que poco a poco se le subía la temperatura- que solíamos escuchar cuando las primeras acciones inconstitucionales de este gobierno, no era especulación. Estábamos cual rana dentro de una olla con agua, y nos fueron aumentando la temperatura poco a poco para que no saltáramos. Hoy estamos inmovilizados. Muchos percibieron lo que ocurría y lograron escapar; otros, en complicidad con los verdugos se involucraron en la dosificación de la temperatura pensando que se salvarían. Pero nadie sobrevivirá. Este régimen es un régimen oligárquico ya que todo el poder lo detenta un grupo minoritario. Hoy, el madurismo y antes el chavismo. Nada que ver con un sistema democrático. Este es un régimen que utiliza las armas para someter al ciudadano y no para defender la soberanía nacional.
¿Cuál es la salida?
Nos hemos cansado de repetir que estamos en dictadura. Pero la gente se cansa de escuchar siempre lo mismo, sin al menos oír recomendaciones para enrumbarnos hacia la democracia. Millones están desilusionados y, por qué no decirlo, desesperanzados. No crean que es sencillo enfrentarse a un monstruo con tentáculos por todas partes, inclusive en sectores de oposición. Duele decirlo, pero lo veo así.
Cada cierto tiempo algunos voceros mediáticos de la oposición nos obligan a cambiar la agenda de lucha, y continuamente con el trillado discursito de salidas electorales. Que si el referéndum revocatorio, y ahora con las benditas  elecciones regionales. Claro que las elecciones son un derecho constitucional que nos tienen secuestrado, pero, que se sepa, todas esas fórmulas que supuestamente serían las salidas, no es otra cosa que la mejor opción opositora que anhelaría un régimen del talente despótico como el que nos rige en un país donde las  instituciones están a su merced. Sobre todo, el Tribunal Supremo de Justicia y la Fuerza Armada Nacional.
Siento que para muchos connotados actores políticos no es la preocupación por el país o por los ciudadanos lo que los motiva, sino alcanzar ciertas posiciones para asegurarse la vida –de ellos y la de su entorno-. Eso no es nuevo, esa descomposición comenzó desde el mismo momento en que un político ve al ciudadano como una mercancía a la cual le puede sacar provecho. Sea desde el gobierno o desde grupitos opositores para negociar la estabilidad o gobernabilidad de la dictadura.
Venezuela es nuestra empresa
La única salida que vislumbro es involucrando a los ciudadanos en los cambios. Decirles la verdad, sin chantaje ni populismo y sin ofertas engañosas. Convencerlos de que cada ciudadano es accionista de una gran empresa que se llama Venezuela. Que si no la ponemos a producir, nada bueno obtendremos. Que le digamos que todos tenemos que trabajar y que quien más trabaje tiene derecho a ganar más e invertir y/o gastar lo que gane en lo que le provoque. Basta del chantaje de las bolsas de comida, o del “carnet de la patria”. Escríbanlo, ese carnet dentro de poco lo pedirán hasta para respirar. No se sorprendan cuando los que no han querido sacarlo, busquen desesperadamente algún operativo porque se lo exigirán para cobrar un cheque o para sacar la licencia de conducir. El populismo y el chantaje no es nuevo, eso ha sido así desde hace muchos años, inclusive antes de la llegada de esto que han bautizado como Socialismo del Siglo XXI. La diferencia es que antes había más decoro y alternancia en el ejercicio del poder.
A cuenta de qué el gobierno, sea este o el que sea, le va a regalar a alguien una casa. Nada de eso, quien quiera una casa debe comprarla o construirla. Desde luego hay que crear y garantizar las oportunidades de trabajo y de justicia. Cuestión que al régimen no le interesa, porque quiere esclavos que solo coman si se portan bien.
Las universidades son vitales para comenzar
El conformismo y la apatía no solamente la vemos en el común del ciudadano, sino en lo que muchos catalogan como los centros elites del conocimiento. Me refiero a las universidades. Nos hacemos sentir cuando tocan nuestros particularísimos intereses. Bueno, ya ni con eso nos hacemos sentir. Nos pasó como la rana en la olla. Nos arrebataron el presupuesto, las normas de homologación y nos las pasamos reclamando limosnas. Nos suprimieron las elecciones, y todas las autoridades tenemos el período vencido, ergo, el régimen juega a la deslegitimación y a la ingobernabilidad.
Desde las universidades debemos fijar la pauta; por ejemplo: declararnos en rebeldía y hacer las elecciones así estén suspendidas por una decisión absurda e inconstitucional del TSJ.
Pero además de eso, es hora de hacernos sentir en todas partes. Una manera sería llenar las calles con la comunidad universitaria  reclamando democracia. Que se entienda bien, no es la primera vez que lo escribo, la universidad venezolana está condenada a muerte. De qué nos sirve tener los salones llenos de estudiantes cuando no podemos ofrecerle lo más básico que no solamente son las condiciones de estudio sino su preparación para una Venezuela donde funcionen las instituciones. Cierto, en nuestras universidades, de acuerdo a los libros, la práctica y la doctrina, y con muchísimas dificultades, formamos excelentes profesionales pero luego se enfrentarán a una realidad distinta a lo que aprendieron. El médico no tendrá como atender en condiciones no digo óptimas, sino mínimas a ningún paciente, me comentan que en la CHET (Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera- Valencia) no hay ni siquiera oxígeno. Los excelentes médicos egresados de nuestras universidades irán a hospitales vetustos, deteriorados, sin insumos, donde el paciente que no lleve los instrumentos, los antibióticos o la sutura,  estará condenado a muerte.
Los que están en el gobierno se oponen a cualquier forma de lo que ellos consideran privatización, cuando en Venezuela hoy como nunca antes la medicina está privatizada. El que no tiene seguro o no tiene recursos, de nada le servirá ir a un centro asistencial porque no encontrará curación. Como profesor en ejercicio activo de la docencia, y hoy, circunstancialmente autoridad universitaria con el período vencido desde hace cinco años, no cejaré mis esfuerzos en seguir con la obstinada tarea de hablarles claro a mis alumnos. Hablarles de política, pedirles que se involucren en la política no importa hacia cuál tendencia se inclinen, pero que sean los mejores ciudadanos y que no permitan que ningún gobernante destruya el país.
Formamos excelentes profesionales, lamentablemente una inmensa mayoría piensa en emigrar. Nuestra pasión debe enfocarse en el fortalecimiento del sentir ciudadano. Construyamos el binomio academia y política. Nos hizo mucho daño aquella conseja de que si eras político no podías ser académico y viceversa.

Pablo Aure