domingo, 15 de julio de 2018

PABLO AURE #14JUL HABLANDO DE LA UNIVERSIDAD DE CARABOBO

sábado, 14 de julio de 2018

No somos víctimas somos adversarios/ Decano Corado FCS

Rescate de la Universidad de Carabobo/ @AlbertoSosaO


RESCATE DE LA UNIVERSIDAD DE CARABOBO/ Alberto Sosa Olavarría*
He visto y escuchado con detenimiento las declaraciones de… (No lo voy a nombrar)  sobre la Universidad de Carabobo, decir que me asombran, estaría mintiendo, pues todo se podría esperar de tan singular personaje cuya trayectoria hemos seguido desde mi Puerto Cabello natal hasta los tiempos actuales. Un pueblo caracterizado por su “buenagentura”, donde crecimos entre personas que jamás se ufanaban  de la chabacanería, del lenguaje procaz y del insulto, como parece que ocurre en estos tiempos con los gobernantes de turno, simples insultadores de oficio para con la disidencia. Pero el mensaje, haciendo caso omiso al resto del contenido, de "Rescatar la UC" no deja de ser una consigna válida, puesto que hemos venido observando un progresivo deterioro de nuestra Alma Mater, de allí su pertinencia, es obvio que la situación actual exige un proceso de recuperación y defensa.
El rescate de nuestra Alma Mater no es por la vía de la intervención, el atropello, el insulto y las acusaciones sin el aporte de pruebas, si hay culpables tienen que ser castigados, las autoridades agredidas han manifestado estar abiertas a cualquier tipo de investigación. Si de impedir el ocaso del Alma Mater se trata, se debe recurrir a calificados ucistas de impoluta carrera académica y no de personajes posesos por la vesania, con lenguaje procaz y por otra parte no se trata de rescatar solamente a la UC, lo que resulta imperativo, es el rescate de todas las universidades públicas sometidas a la asfixia regulatoria de un academicismo retrogrado, se trata de un estrangulamiento progresivo de la Educación Superior Públicas por parte del gobierno actual creando inclusive, un sistema de educación paralelo de muy bajo nivel, sumergiendo la educación, la salud y la economía de un pueblo hacia niveles del miserabilismo.
Esconder la multicausalidad de la crítica situación obviando culpas de la política del gobierno en contra de la institución, es simplemente una actitud maniquea, es utilizar un neolenguaje para evadir responsabilidades y transformar mentiras en verdades y que han sumergido  a Venezuela en lo que Mario Briceño Iragorry, en “Un mensaje sin destino” denominó una “crisis de pueblo”.
Una reforma debe estar orientada a restablecer no sólo la calidad académica sino la calidad administrativa y de infraestructura, lo cual resulta sumamente difícil en tiempos de la crisis económica como la que estamos viviendo. El estado omnipresente en todas las áreas de la economía ha conducido al país a una situación sin precedentes, que la tratan de justificar argumentando la existencia de un bloqueo económico, de una guerra económica, de un ataque de la oligarquía y de un sinfín de manidos e inconsistentes argumentos que a diario repiten de manera tal que convencen a las clases más populares, a quienes tienen sometidas a través de una profunda carestía, de una política de hambre y de cultivo de la ignorancia. Estrategias todas de sumisión en gobiernos populistas de signo comunista fueron descriptas con maestría por George Orwell.
Rescatar las Universidades públicas requiere en primer lugar permitir mediante elecciones libres y transparentes la renovación de las autoridades con periodos cumplidos, que se permitan las elecciones de nuevas autoridades a la mayor brevedad posible en un proceso libre democrático transparente y autónomo, donde participen única y exclusivamente los que hacen vida activa dentro de la universidad: jubilados, representantes estudiantiles electos y egresados calificados, siguiendo lo establecido en la Ley de Universidades y en el Reglamento Interno respectivo. Las autoridades actuales, cuyo periodo hace rato venció, debido a circunstancias ajenas a la democracia universitaria han impedido su renovación, no pueden ser responsables únicos de la crisis universitaria actual y no es mi intención juzgar su actuación y menos hacerle eco a denuncias sin pruebas en boca de insultadores de oficio.
Es en este punto donde hallamos el primer impedimento, porque se sabe que de participar candidatos del gobierno, van a recibir una aplastante derrota, en consecuencia, no hay posibilidad de un rescate en breve tiempo, que surja de la autorización por parte del gobierno para la realización del proceso electoral destinado a la renovación de autoridades. (En el TSJ duermen el sueño eterno, los recursos interpuestos por la AVERU), pero debemos perseverar hacia el logro de esa meta.
Un programa de rescate de las Universidades comienza con sueldos y salarios para el personal docente, administrativo y obrero ajustado a las condiciones económicas actuales, muy por encima inclusive de los que el gobierno premia a los militares. Los docentes universitarios rendimos mejores tributos y beneficios a la patria que ellos.
El rescate de la UC comienza por reponer todos los bienes que el hampa ha sustraído de sus dependencias y la efectiva protección de sus áreas. El campus universitario se encuentra desprotegido y víctima del hampa común que actúa a sus anchas.
El rescate de la UC exige el retorno de excelentes docentes que han tenido que emigrar por la grave situación generada por sueldos de miseria imposibilitados de mantener a su familia dignamente. Lejos han quedado las posibilidades de realizar estudios en el extranjero para elevar el nivel científico y académico de nuestros docentes en vías de formación y perfeccionamiento
El rescate de la UC pasa por la aprobación y otorgamiento de un presupuesto universitario ajustando a los costos actuales dolarizados. Nadie dura de la insuficiencia de estos y las necesidades en que se han visto las autoridades de negociar con el gobierno para lograr la escuálida asignación presupuestaria, cediendo plazas profesorales para acólitos del gobierno, plazas de cupos o ante amenazas de decisiones de la contraloría.
El rescate de la UC pasa por actualizar la infraestructura y dotación de aulas y laboratorios. Misión realmente urgente ante el deterioro evidente de una planta física que en su mayoría data desde 1958 o de mucho antes.
El rescate de la UC exige garantizar el transporte con unidades adecuadas a la institución, sujetas a supervisión, revisión y estricto mantenimiento. Evitando el desmantelamiento de unidades y sustracción de repuestos y con garantías de estricto uso universitario.
El rescate de la UC pasa por actualizar la política de ingresos de alumnos y evitar vicios en la asignación. (Venta de cupos y asignación discriminante). De todos es conocido el manejo que hace el gobierno de la OPSU, como de todas las instituciones del país a las que ha llevado a la quiebra y desmoralización.
El rescate de la UC pasa por investigar a profundidad y sancionar severamente a los responsables de lo que pasa con el comedor universitario y la distribución de alimentos, si la dirección de la institución o dirigentes estudiantiles están involucrados en hechos de corrupción deben ser castigadas.
El Rescate de la Universidad exige investigar si las autoridades decanales existentes poseen méritos suficientes y fueron electas limpiamente por quienes pretenden representar. Si cumplieron su período deben ser de inmediato renovadas.
El rescate de la UC debe incluir por parte de las futuras nuevas autoridades elegidas de manera transparente, una exhaustiva auditoría de todas sus dependencias. Es la manera de que las salientes salgan con la frente en alto.
Rescatar a las universidades públicas en estos tiempos es una labor que pudiera ubicarse dentro del campo de las utopías, y si se lleva a la praxis requerirá de mucho tiempo y esfuerzo, sobre todo si se toma en cuenta la política gubernamental en contra de estas a lo largo de dos décadas. La estrategia orwelliana de reducir el nivel intelectual, cultural y educativo de la población para hacerla cada día más sumisa, les está funcionando, me resulta difícil creer que deseen abandonarla en pos de un rescate de la “casa que vence las sombras”, sombras que hoy en día ellos representan y que tenemos la obligación y el derecho de vencer.
En conclusión, emprender un Rescate de la Universidad Publica en tiempos de un sistema llamado Socialismo del Siglo XXI, fundamentado en proyectos anacrónicos y fracasados en todas las latitudes, ejercido por personajes que demuestran a diario que “La revolución está por encima de lo legal”, SSXI que nos retrotrae a épocas superadas de gobernantes que cerraban universidades porque a “Venezuela no le hacían falta más doctores”, emprender su rescate, repito, es una misión difícil, nuestra Universidad debe luchar contra las draculianas sombras que sobre ella se ciernen, cualquier personaje que actúe en contra de la academia, debe ser declarado enemigo y persona “non grata” al Alma Mater. Los académicos estamos hartos de escuchar y leer paupérrimos y mediocres análisis de lo que en nuestras máximas casas de estudio ocurre, donde solo se recurre a insultos procaces, calificativos zafios o toscos epítetos, que constituyen la argumentación de personajes que no nos representan y que solo invocan el “espíritu tribal” para exacerbar violencia. Que este artero ataque nos sirva para revalorizar la democracia académica. Solo en libertad y en democracia puede lograrse. Abajo la dictadura y fuera los enemigos de la UC. 

*Profesor Titular UC, PhD, Magister en Obstetricia y Ginecología, Especialista en Medicina Perinatal


viernes, 13 de julio de 2018

Hurto de cables en DICAE generan pérdidas de becas a venezolanos en el exterior

Pablo Aure: Retrasos ocasionados por hurto de cables en Dicae generan pérdidas de becas a venezolanos en el exterior

Valencia 13/07/2018.- Pablo Aure, secretario de la Universidad de Carabobo, mostró su preocupación por las consecuencias generadas a raíz de los retrasos ocasionados en la Dirección Central de Asuntos Estudiantiles (Dicae) causado por los hurtos de cableados y otros materiales, que ascienden las pérdidas a cantidades multimillonarias.
“Me siento realmente mal porque me he enterado de casos de estudiantes venezolanos en el exterior que han perdido sus becas por no habérsele podido dar a tiempo sus documentos legalizados a causa del saqueo que la delincuencia ejecutó a Dicae”, aseguró.
En este sentido, la autoridad ucista precisó que se encuentran trabajando en condiciones a penas operativas en oficinas prestadas, con el servicio web caído, muchas veces sin sistema, y además en horario de contingencia por la grave crisis que atraviesa el país que dificulta el transporte y compromete la seguridad de los trabajadores que salen tarde de sus puestos de trabajo.


“Es una situación compleja, y lo más triste es que a pesar de nuestro empeño y esfuerzo, no podemos evitar que alguien salga perjudicado, y da mucho dolor porque la mayoría de los afectados son egresados brillantes que dependen de los tramites que se hacen es Dicae para continuar con estudios en el extranjero, una verdadera lástima”, opinó.

domingo, 8 de julio de 2018

Destrucción de las universidades y del país


¡Hasta cuándo!
Destrucción de las universidades y del país
@pabloaure
Las universidades venezolanas han resistido durante casi veinte años las políticas de miseria de este régimen, sin embargo hemos llegado a un punto particularmente peligroso no solo para la educación, sino para todo el país.
En los últimos meses la Universidad de Carabobo ha sido noticia por los constantes hechos delictivos que se cometen en sus instalaciones. Imposible contabilizarlos, atracan y hurtan a diario. Las pérdidas son milmillonarias imposibles poder reponer lo que se han robado. Si ya era cuesta arriba mantener activas todas sus dependencias con las irrisorias partidas de funcionamiento o de equipamiento, Imagínense ustedes cómo será ahora que se encuentra desvalijada.
Muchas oficinas han tenido que cerrar, otras fusionarlas para que el menguado presupuesto alcance para lo mínimo indispensable. Les pongo un ejemplo, el fondo que se le asignó a la Secretaría (uno de los cuatro despachos rectorales) para todo el año 2018, fue de aproximadamente ciento cincuenta millones de bolívares. Eso como verán no alcanza ni siquiera para diez bombillos de los que utiliza el despacho. No hablaré del tonner, reparación de impresoras o fotocopiadoras, viáticos, productos de limpieza y pare Ud de contar. Eso es solo la Secretaria, saquen cuenta lo que sucede en cada una de las siete facultades, sobre todo en aquellas que utilizan reactivos para los laboratorios que se cotizan, como todo en el país, en dólares.
Nostalgia por un tiempo mejor
Nostalgia sentimos cuando recorremos el campus Bárbula o La Morita en Aragua. Paisajes otrora desmalezados y limpios, hoy enmontados y con acumulación de desechos sólidos en algunos espacios. Ni se diga, los estacionamientos con muy pocos vehículos y los que se encuentran en su mayoría un tanto descompuestos. La destrucción es la que ha venido marchando a paso de vencedores. Sucede lo mismo en toda Venezuela. Sino, den una vuelta por hospitales, psiquiátricos, ministerios, calles y avenidas, incluso centros comerciales.
A quienes nos ha correspondido la gerencia de esta Universidad torpedeada, nos hemos enfrentado a muchísimas dificultades. La primera, mantenernos en los cargos por habérsenos impedido las elecciones, como deben ocurrir cada cuatro años. No es fácil soportar esta pesada carga que sobrepasó por bastante el tiempo para el cual nos habíamos programado. Algunos hablan zoquetadas sobre nuestra permanencia en ellos, pero lo otro sería abandonar nuestra alma mater.
Acá en la UC no ha ocurrido, pero en otras casas de estudios superiores si, han muerto o se han enfermado de gravedad autoridades y el CNU ha nombrado sus sustitutos, en otras se han marchado. Aquí nos hemos propuesto cumplir el juramento que hicimos cuando fuimos electos. Cuando nos dicen que somos unas autoridades vencidas, yo les doy la razón, les confieso que nos mantenemos en contra de lo que desearíamos. Yo creo en la renovación y en la alternancia, cosa que el régimen nos ha negado.
Creo en los nuevos liderazgos. Señores, a la deslegitimación y a la anarquía apuesta el régimen. Que dejemos los cargos y que sean ellos quienes nombren los sustitutos.
Seguimos en estado de supervivencia
En este momento estamos sobreviviendo. Pienso que esa permisividad con la delincuencia es intencional, porque esa situación influye considerablemente en la desmoralización y en la división interna. Nos asignan responsabilidades. Comienzan discursos absurdos haciendo creer que la policía no entra a proteger a los estudiantes o las instalaciones porque las autoridades se lo impedimos. Lamentablemente algunos sectores (pequeños pero los hay) caen en la trampa del régimen, endosándole a las autoridades la responsabilidad de la seguridad.
Sin embargo, basta ver las cifras de inseguridad que el mismo régimen ha tratado de ocultar, en las cuales aparece un promedio de 25 mil asesinatos al año en toda Venezuela, para entender que la inseguridad es política fundamental del régimen para infundir temor. No hay seguridad en la UC ni en ninguna parte del país por las paupérrimas condiciones en que nos encontramos en todas su dimensiones. No hay políticas preventivas ni tampoco represivas. Ausencia total de políticas criminales, es más, Venezuela está sumergida en un total estado de abandono dirigida por personas no aptas para gobernar. Esa es la política de Estado, lo dirigen como un cártel de mafiosos que poco o nada les importa las instituciones, es más, mientras menos instituciones existan mejor. El mando se lo reparten entre verdaderos capos.
El problema es la tiranía
Insisto, el problema de la inseguridad en la Universidad de Carabobo es gravísimo, pero me atrevo a asegurar que así se mude el comando de la Guardia Nacional y la Policía Nacional o de Carabobo y todos los demás cuerpos policiales al campus Bárbula, no mejorará la situación.
Quizá haya menos delitos en el campus universitario pero los atracos se incrementaran afuera, aunque lo más lamentable es que nuestros trabajadores seguirán teniendo sueldos de hambre no importa que se los aumenten semanalmente. Lo mismo sucederá con otras ramas del sector público y privado, pues la hiperinflación producida por el régimen, se devora cualquier salario. Eso es solo en cuanto a los salarios o becas. Para qué detenernos en explicar lo necesario para invertir en la investigación o para que la Universidad cumpla cabalmente su misión. Simplemente imposible. Lo de la seguridad será luego una excusa para el régimen cuando le dé la gana mandar a proteger las instalaciones y a los integrantes de la comunidad. Dirán: ¡ya tienen la policía ahora trabajen! Pero no habrá como llegar al sitio de trabajo porque no hay transporte,  las oficinas estarán desmanteladas los salones oscuros y sin cableado. Laboratorios inactivos y en fin en la UC requerimos más que seguridad. Exigimos respeto. Y ese respeto no es precisamente con operativos de entrega de medicinas o de cajas “claps” como si se tratara de un favor. No señor. El régimen ha maltratado a los trabajadores. Le quitan el poder adquisitivo y luego los “premian” consiguiéndole las medicinas y la comida. Que tristeza. Exactamente igual al que luego de quitarle las piernas a alguien le regala unas muletas. El régimen sabe que hay necesidad y por eso humilla al trabajador. Eso acribilla la dignidad. Un trabajador universitario hace pocos años no necesitaba anotarse en ninguna lista para que la UC por directrices del ministerio le dotara de los medicamentos y mucho menos de alimentos. Con lo que se ganaba lo comprábamos en las farmacias y la comida en los supermercados en la cantidad y los días que quisiéramos. Ahora no. Nos sometieron a una vulgar libreta de racionamiento.   
El problema es de modelo de gobierno. Lo que quiere decir que mientras tengamos a este régimen en el poder, las Universidades seguirán hundiéndose en el abandono. Les propongo unirnos para defender nuestra alma mater y la mejor defensa es luchar por salir de la tiranía.
Pablo Aure