martes, 21 de febrero de 2017

Ciudadanos en tiempos de DICTADURA (jueves 2 de marzo 10 am Colegio de Abogados Valencia)


lunes, 20 de febrero de 2017

Todo a pulmón

¡Hasta cuándo!
Todo a pulmón.-
@pabloaure
En estos tiempos de incertidumbre vale la pena escuchar la canción compuesta por el músico argentino Alejandro Lerner “Que difícil se me hace, mantenerme en este viaje sin saber a dónde voy en realidad. Si es de ida o de vuelta…que difícil se me hace…defender mi ideología buena o mala pero mía… ”
Aferrados a la esperanza
Nada se resolverá de la noche de la mañana, porque el daño ha sido demasiado grande; sin embargo, debemos seguir remando pero sin esperar cambios inmediatos. Ojalá podamos entenderlo: mientras no cambiemos nuestra manera de actuar, seguiremos cavando nuestra propia tumba. Quiero generalizar para no apartarme de la idea y me sigan leyendo los actores mediáticamente visibles.
Amigos, en Venezuela debemos comenzar de cero. Cuando digo cero es literal, tenemos que reconstruir una sociedad que no tenemos. No se trata de una lucha intestina de oficialismo contra la oposición o viceversa. No tenemos un país o, mejor dicho, esto no es un Estado que de acuerdo a los principios de Derecho público aprendidos en la Universidad es la Nación jurídicamente organizada. El Estado lo conforman tres elementos: población, territorio y poder político. El problema se nos presenta en el último de los elementos: el poder político. Ninguna sociedad puede existir sin un respeto a las normas de convivencia, las cuales deben estar claramente predeterminadas y aceptadas por la población. Pudiéramos decir que el poder político define las reglas del juego, y aquí en Venezuela están escritas pero no se cumplen. En efecto el orden jurídico está escrito en la Constitución, allí están los límites del ejercicio del Poder público. Cuando se rompe el esquema constitucional se resquebraja la institucionalidad y, en consecuencia, la sociedad. Desaparecen los mecanismos del control social convencional, pero al mismo tiempo  emergen otros. Así es como en los últimos años hemos visto el aumento de crímenes por encargo y los linchamientos en plenas vías públicas, porque la población reacciona ante la indiferencia e ineficacia del poder político. Como hay impunidad la gente busca maneras primitivas de ajusticiamientos. Muy mala señal. Hemos regresado a épocas de los bárbaros. Donde el más fuerte domina al más débil. Acá en Venezuela la fortaleza está en manos de grupos violentos irregulares llámense colectivos, pranes o bandas delictivas organizadas o no; pero, también lo detentan quienes se amparan en una falsa institucionalidad y aplican la fuerza para aferrarse a un poder político espurio que no cumple los postulados constitucionales. “Que difícil se me hace”
Mientras no entendamos esto, seguiremos de fracaso en fracaso y jamás sabremos si vamos de ida o de vuelta.
La barbarie electoral.-
No queremos entender la realidad. Por un largo tiempo será imposible lograr cambios por la vía electoral, mosca, no porque esté promoviendo un golpe de estado, sino porque carecemos de una sociedad.
No podemos hacerle el juego a los bárbaros. En este punto no me refiero solo al oficialismo sino también a la oposición. En ambos sectores hay civilidad y barbarie. Tanto en el oficialismo como en la oposición hay quienes respetan las reglas y hay quienes no. El poder político que debiera existir como elemento constitutivo del Estado está en manos de los bárbaros,  lamentablemente no lo hemos querido entender. Los bárbaros no respetan las reglas, solo otro “bárbaro” puede enfrentarse electoralmente a ellos.
Salidas concomitantes.-
No podemos hablar exclusivamente de una sola salida -a propósito de los tres años de aquella célebre frase que mantiene tras las rejas a Leopoldo López y privado de su libertad en su casa a Antonio Ledezma y otros tenemos expedientes penales abiertos- Si bien es cierto la protesta por excelencia es una manera de oponerse a los bárbaros, no es menos cierto, que no es suficiente para lograr cambiar el sistema. Por tal razón hay que acompañarla con la educación para lograr la formación de ciudadanos que en definitiva serán los que en su conjunto reestablecerán la sociedad.
Los bárbaros de lado y lado quieren que nos mantengamos igual. Ese juego no es de los ciudadanos. Vaya que es complejo el asunto. Protestar y educar. No hay otra. De no hacerlo así permaneceremos sumergidos en la maligna práctica del “quítate tú para ponerme yo” O peor aún: a sabiendas de que no los podrán quitar, aparentar que si lo lograrán.
Nota final.-
Hay quienes pretenden llamarse opositores pero son exactamente igual que los oficialistas. Bárbaros quizá no en todo el sentido de la palabra, pero sí en la manera corrompida de ejercer el poder. Tenemos alcaldes y gobernadores que dicen ser de oposición y a quienes no se les puede criticar porque mediáticamente te etiquetan como un “cooperante”. Vaya manera de tratar de silenciar al ciudadano. Por ejemplo, hay alcaldes que se rasgan las vestiduras por la “oposición” –esa, la que juega en el mismo equipo de los bárbaros- que a cuenta de gobernantes “opositores” pueden hacer lo mismo que criticamos los ciudadanos. Un alcalde que propone a la Cámara municipal y concejales que se prestan al juego de la corruptela para cambiar la zonificación de una urbanización debemos situarlo del lado oficialista o al menos, del mismo lado a lo que tenemos que combatir.
No es Maduro solamente o Chávez en su momento los que nos impiden avanzar, sino la mente de esa cuerda de tramposos que utilizan la política para llenar sus alforjas con el erario público o para satisfacer un ego personal.

Pablo Aure  

jueves, 16 de febrero de 2017

Alcaldìa de Valencia viola el derecho humano a la educaciòn de vecinos de Las Chimeneas

Pablo Aure: Ordenanza de rezonificación del
sector Las Chimeneas es inconstitucional

Valencia, 16 de Febrero de 2017. Pablo Aure, abogado y coordinador general de Compromiso Ciudadano se refirió a la Ordenanza de Rezonificación del sector Las Chimeneas de la parroquia San José del municipio Valencia aprobada por el Concejo Municipal de la entidad el pasado 5 de diciembre de 2016, una vez que recibió denuncias de inconformidad por parte de Olfa Colina, vocera de ambiente y Reinaldo Quintiliani, vocero de contraloría del Consejo Comunal de Las Chimeneas sector 2.

“Vuelve la alcaldía de Valencia a aprobar una ordenanza que atenta contra la calidad de vida de nuestros vecinos, en este particular, del sector Las Chimeneas, donde cambia el uso de una sola parcela, que estaba destinada para un centro educativo, y así poder darle uso comercial”, dijo.

En este sentido, Aure detalló que la ordenanza está llena de incoherencias que afectan de nulidad su vigencia.

“La Ley Orgánica de Ordenación Urbanística en su artículo 46 es claro en decir que no se puede aprobar una rezonificación de un sector de forma aislada, como se hace en esta ordenanza, pues a pesar de que su título de forma engañosa pretende hacer creer que van a rezonificar toda la zona de Las Chimeneas, al final, solo cambian el uso de una parcela de 8 mil metros cuadrados”, puntualizó.

El jurista aseguró que la ordenanza es inconstitucional. “La alcaldía y el Concejo Municipal de Valencia de nuevo han violado el derecho constitucional a la participación ciudadana, sin mencionar que, no tomaron en cuenta el impacto negativo para la vialidad y todos los servicios públicos de la zona que de por si, son deficientes en la actualidad, y a eso le suman que ahora, debido a este cambio de la zonificación, se atenta, perjudica y menoscaba el derecho humano a la educación de los niños y jóvenes de Las Chimeneas.”

lunes, 13 de febrero de 2017

La rana en la olla ya se cocinó

¡Hasta cuándo!
La rana en la olla ya se cocinó
@pabloaure
Aquel cuento de la rana y la olla –la que poco a poco se le subía la temperatura- que solíamos escuchar cuando las primeras acciones inconstitucionales de este gobierno, no era especulación. Estábamos cual rana dentro de una olla con agua, y nos fueron aumentando la temperatura poco a poco para que no saltáramos. Hoy estamos inmovilizados. Muchos percibieron lo que ocurría y lograron escapar; otros, en complicidad con los verdugos se involucraron en la dosificación de la temperatura pensando que se salvarían. Pero nadie sobrevivirá. Este régimen es un régimen oligárquico ya que todo el poder lo detenta un grupo minoritario. Hoy, el madurismo y antes el chavismo. Nada que ver con un sistema democrático. Este es un régimen que utiliza las armas para someter al ciudadano y no para defender la soberanía nacional.
¿Cuál es la salida?
Nos hemos cansado de repetir que estamos en dictadura. Pero la gente se cansa de escuchar siempre lo mismo, sin al menos oír recomendaciones para enrumbarnos hacia la democracia. Millones están desilusionados y, por qué no decirlo, desesperanzados. No crean que es sencillo enfrentarse a un monstruo con tentáculos por todas partes, inclusive en sectores de oposición. Duele decirlo, pero lo veo así.
Cada cierto tiempo algunos voceros mediáticos de la oposición nos obligan a cambiar la agenda de lucha, y continuamente con el trillado discursito de salidas electorales. Que si el referéndum revocatorio, y ahora con las benditas  elecciones regionales. Claro que las elecciones son un derecho constitucional que nos tienen secuestrado, pero, que se sepa, todas esas fórmulas que supuestamente serían las salidas, no es otra cosa que la mejor opción opositora que anhelaría un régimen del talente despótico como el que nos rige en un país donde las  instituciones están a su merced. Sobre todo, el Tribunal Supremo de Justicia y la Fuerza Armada Nacional.
Siento que para muchos connotados actores políticos no es la preocupación por el país o por los ciudadanos lo que los motiva, sino alcanzar ciertas posiciones para asegurarse la vida –de ellos y la de su entorno-. Eso no es nuevo, esa descomposición comenzó desde el mismo momento en que un político ve al ciudadano como una mercancía a la cual le puede sacar provecho. Sea desde el gobierno o desde grupitos opositores para negociar la estabilidad o gobernabilidad de la dictadura.
Venezuela es nuestra empresa
La única salida que vislumbro es involucrando a los ciudadanos en los cambios. Decirles la verdad, sin chantaje ni populismo y sin ofertas engañosas. Convencerlos de que cada ciudadano es accionista de una gran empresa que se llama Venezuela. Que si no la ponemos a producir, nada bueno obtendremos. Que le digamos que todos tenemos que trabajar y que quien más trabaje tiene derecho a ganar más e invertir y/o gastar lo que gane en lo que le provoque. Basta del chantaje de las bolsas de comida, o del “carnet de la patria”. Escríbanlo, ese carnet dentro de poco lo pedirán hasta para respirar. No se sorprendan cuando los que no han querido sacarlo, busquen desesperadamente algún operativo porque se lo exigirán para cobrar un cheque o para sacar la licencia de conducir. El populismo y el chantaje no es nuevo, eso ha sido así desde hace muchos años, inclusive antes de la llegada de esto que han bautizado como Socialismo del Siglo XXI. La diferencia es que antes había más decoro y alternancia en el ejercicio del poder.
A cuenta de qué el gobierno, sea este o el que sea, le va a regalar a alguien una casa. Nada de eso, quien quiera una casa debe comprarla o construirla. Desde luego hay que crear y garantizar las oportunidades de trabajo y de justicia. Cuestión que al régimen no le interesa, porque quiere esclavos que solo coman si se portan bien.
Las universidades son vitales para comenzar
El conformismo y la apatía no solamente la vemos en el común del ciudadano, sino en lo que muchos catalogan como los centros elites del conocimiento. Me refiero a las universidades. Nos hacemos sentir cuando tocan nuestros particularísimos intereses. Bueno, ya ni con eso nos hacemos sentir. Nos pasó como la rana en la olla. Nos arrebataron el presupuesto, las normas de homologación y nos las pasamos reclamando limosnas. Nos suprimieron las elecciones, y todas las autoridades tenemos el período vencido, ergo, el régimen juega a la deslegitimación y a la ingobernabilidad.
Desde las universidades debemos fijar la pauta; por ejemplo: declararnos en rebeldía y hacer las elecciones así estén suspendidas por una decisión absurda e inconstitucional del TSJ.
Pero además de eso, es hora de hacernos sentir en todas partes. Una manera sería llenar las calles con la comunidad universitaria  reclamando democracia. Que se entienda bien, no es la primera vez que lo escribo, la universidad venezolana está condenada a muerte. De qué nos sirve tener los salones llenos de estudiantes cuando no podemos ofrecerle lo más básico que no solamente son las condiciones de estudio sino su preparación para una Venezuela donde funcionen las instituciones. Cierto, en nuestras universidades, de acuerdo a los libros, la práctica y la doctrina, y con muchísimas dificultades, formamos excelentes profesionales pero luego se enfrentarán a una realidad distinta a lo que aprendieron. El médico no tendrá como atender en condiciones no digo óptimas, sino mínimas a ningún paciente, me comentan que en la CHET (Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera- Valencia) no hay ni siquiera oxígeno. Los excelentes médicos egresados de nuestras universidades irán a hospitales vetustos, deteriorados, sin insumos, donde el paciente que no lleve los instrumentos, los antibióticos o la sutura,  estará condenado a muerte.
Los que están en el gobierno se oponen a cualquier forma de lo que ellos consideran privatización, cuando en Venezuela hoy como nunca antes la medicina está privatizada. El que no tiene seguro o no tiene recursos, de nada le servirá ir a un centro asistencial porque no encontrará curación. Como profesor en ejercicio activo de la docencia, y hoy, circunstancialmente autoridad universitaria con el período vencido desde hace cinco años, no cejaré mis esfuerzos en seguir con la obstinada tarea de hablarles claro a mis alumnos. Hablarles de política, pedirles que se involucren en la política no importa hacia cuál tendencia se inclinen, pero que sean los mejores ciudadanos y que no permitan que ningún gobernante destruya el país.
Formamos excelentes profesionales, lamentablemente una inmensa mayoría piensa en emigrar. Nuestra pasión debe enfocarse en el fortalecimiento del sentir ciudadano. Construyamos el binomio academia y política. Nos hizo mucho daño aquella conseja de que si eras político no podías ser académico y viceversa.

Pablo Aure      

miércoles, 8 de febrero de 2017

Jefes de partidos de la MUD trabajan por su bienestar

Notitarde

Pablo Aure

Jefes de partidos de la MUD trabajan por su bienestar

Pablo Aure, coordinador de Compromiso Ciudadano . (Foto: Archivo Notitarde./)
Jefes de partidos de la MUD trabajan por su bienestar
Valencia, 07 febrero 2017/José Gregorio Jaén
Notitarde.- El coordinador del movimiento  Compromiso Ciudadano y dirigente político de oposición, Pablo Aure, criticó fuertemente la reestructuración anunciada a lo interno de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y aseguró que la dirigencia política del país no hace esfuerzo alguno para lograr el bienestar de toda la población.

Los cabecillas de los partidos políticos trabajan en su bienestar personal en lugar del bienestar colectivo, ése es el gran problema, llámese MUD o llámese coordinadora o llámese como se llama, precisó Aure.
 
Resaltó que el cogollo que existe entre la dirigencia de la Mesa de la Unidad Democrática, donde se reparten el país entre unos pocos, es la gran piedra de tranca que conlleva a que las acciones que ejecuta la oposición estén destinadas al fracaso.

Mientras no cambien esa manera de negociar, esa manera de hacer política, esa manera de parcializarse entre ellos mismos, que se debata en un cenáculo en cuatro paredes, que se traten de repartir las alcaldías, las gobernaciones o el país entre cinco o seis personas, vamos a continuar igual, resaltó.

Asimismo, Pablo Aure dijo que la situación actual del país se resuelve con un cambio de sistema y no de caras" , al tiempo que destacó que las falsas" promesas que desde la dirigencia de la oposición se le ha vendido a la población que adversa al Gobierno Nacional, ha llevado a la desmovilización ciudadana y considera que es hora de ir formando ciudadanos , mediante la celebración de cursos y asambleas a lo largo y ancho del país.
 
El ciudadano está cansado que jueguen con sus esperanzas, el ciudadano está cansado de que le hagan falsas promesas a sabiendas de que no las van a cumplir, al ciudadano hay que hablarle con franqueza, con sinceridad, puntualizó Aure.

Igualmente, resaltó que el reciente cambio de discurso de los dirigentes de los principales partidos de oposición en la región, quienes hace pocos días hablaban de elecciones generales y ahora piden primarias para la escogencia de las candidaturas internas, lo que hace es generar mayor decepción en la población.
 
"Los cambios de discurso son l

lunes, 6 de febrero de 2017

La otra cara del municipio San Diego.

Tan populista es el PSUV como la MUD

¡Hasta cuándo!
Tan populista es el PSUV como la MUD
@pabloaure
Definitivamente, el problema de Venezuela somos los venezolanos. No estamos de acuerdo con el régimen, porque es un antro de corruptos, que han empobrecido a la nación aplicando modelos populistas fracasados; pero aupamos una oposición que pretende sustituir las caras del régimen, pero no su empobrecedor modelo populista.
A Venezuela y a sus ciudadanos hay que hablarles claro. No importa que te eches encima a esa minúscula representación de la oposición aglutinada en la MUD. Lo hemos dicho muchas veces y hoy lo repetimos: el sistema que ofrece la MUD es exactamente igual al que está implantado en el país desde hace muchos años, lo que pasa es que los actuales gobernantes han actuado como lo que son: una banda delictiva que se adueñó del poder y que no pretenden soltarlo bajo ninguna circunstancia. Aquí hay que combinar estrategias, pues lo que propone la MUD los atornilla. Hay suficientes demostraciones que lo ratifican.
Los tarantines
La semana pasada me referí a través de la red Twitter @pabloaure a una campaña electoral que viene protagonizando uno de los alcaldes de Carabobo que ofrece 300 mercados para combatir el alto costo de la vida y el hambre de los carabobeños. Mayor muestra de populismo no se puede exhibir: ¿quién ha dicho que esa es la solución? Mientras no ataquemos el problema de base, tendremos a los ciudadanos pasando hambre y muriéndose de mengua, así tengamos miles de tarantines.  El hambre se ataca creando fuentes de financiamiento para los agricultores y productores, seguridad jurídica, igualdad competitiva, donde el gobierno proteja la industria nacional en lugar de otorgar divisas que por lo general son renegociadas para adquirir en el exterior bienes que luego son traídos y distribuidos por el mismo gobierno lo cual provoca la distorsión económica que hoy padecemos, eso imposibilita al productor nacional competir con los precios que fija el régimen. Los gobernantes locales, regionales o nacionales prefieren que el ciudadano les agradezca una bolsa de comida antes que desarrollar oportunidades que garanticen la dignidad ciudadana en todos sus aspectos. Los populistas no crean oportunidades sino que las limita.
Esa práctica populista del régimen ha quebrado a miles de industriales y productores, pequeños, grandes y medianos. Los quiebra porque no hay reglas claras para la competencia. Impone leyes laborales, improvisa impuestos a la producción, distribución y consumo, inventa cualquier tipo de permisos y trámites burocráticos para el productor nacional, mientras que para al importador enchufado o no, les da todas las prerrogativas y facilidades.  
Por cierto, y volviendo al alcalde que ofrece 300 tarantines para “evitar que Carabobo pase hambre”, les informo que ni siquiera ha podido acondicionar de una manera digna el mercado municipal que se encuentra en la jurisdicción de su municipio. Cientos de quejas de los comerciantes y usuarios, donde a los vecinos cada vez se les dificulta más ir a comprar con comodidad lo que allí se comercializa. No hablaré de los costos en esos “mercaditos” porque son muy parecidos a como se compra en las grandes cadenas de supermercados, con el agravante de que mientras los supermercados pagan impuestos los tarantines no pagan nada.
Para quienes me preguntan de por qué no hago las denuncias por los demás medios de comunicación, les tengo que decir que por lo general utilizo mi cuenta twitter @pabloaure y algunos portales electrónicos, porque cada día los medios de comunicación  son más limitados y casi siempre aparecen “informando y declarando” los mismos personajes (de un lado y del otro) que han llevado al país a las desastrosas  condiciones donde hoy nos encontramos.
Triste espectáculo.-
Algo que nos llamó poderosamente la atención fue el triste espectáculo representado por el alcalde de Naguanagua y el consorte de la alcaldesa de San Diego, tras ser impedida la instalación de un mercado (tarantín) "de Alejandro" en la comunidad de La Esmeralda, patrocinado por el municipio Naguanagua. 
Si esos tarantines son de alguna manera subvencionados por un municipio, pienso que el espacio geográfico donde deben estar  localizados es en la jurisdicción del municipio que hace la erogación y nunca fuera de su jurisdicción.
La mejor manera de luchar contra este monstruo llamado socialismo del siglo XXI, no es empleando sus mismas herramientas populistas, llámense Clap, Mercales o bolsas de comida. Hoy les recomiendo a ambos que se pongan a trabajar por la seguridad que dejen su pretensión de aparecer encabezando los sondeos de opinión. Lo que Venezuela anhela es cambiar a este régimen de oprobio, y no observar a personajes aparecer posicionados en encuestas, porque por ahora, la única elección que tenemos los carabobeños es a cuál funeraria vamos a ir de primero a dar un pésame, pues todos los día algún carabobeño muere víctima del hampa o por falta de medicinas.

El problema de Carabobo no se resolverá ni con 300 tarantines, tampoco con ideales monárquicos como los que inspiran al exalcalde de San Diego ni mucho menos con la represión despótica impuesta desde el ejecutivo regional. A Carabobo lo transformaremos sus ciudadanos, no es un asunto de algún gobernante que se sienta imprescindible, que utiliza el dinero público para su promoción personal. Los ciudadanos comprometidos seremos quienes tracemos el rumbo de los cambios generando el conocimiento necesario para crear un país de emprendedores que no dependan de ningún gobernante. 

El compromiso es con la educación.
Para los que me atacan por mis críticas constantes hacia ambos sectores (opositores y oficialistas) les digo: pierden su tiempo porque jamás me silenciarán en mi derecho de alertar a mis conciudadanos del peligro que representan los que hoy gobiernan, y de algunos que bajo la utilización de las mismas prácticas populistas pretenden desplazarlos.
Si les provoca tildarme de divisionista, pues que lo hagan, porque seguiré con el empeño de desvelar esa perversa manera de engañar a la gente para lograr el favor a través del voto y al mismo tiempo mantener en la miseria al país. No quiero dividir, lo que quiero es esclarecer los modelos.
Mi Compromiso es Ciudadano, y ese compromiso lo honramos diciendo la verdad y recorriendo todos los sectores del país, promoviendo la única herramienta en la cual creemos: la educación. En la medida que tengamos mayor conocimiento, tendremos un mejor país. 
Hemos dado suficientes demostraciones de enfrentar en todos los terrenos a este régimen mal llamado revolucionario y también hemos sufrido su feroz persecución, pero que no se entienda que nuestra lucha es para sacar a los rojos para sustituirlos por otros con las mismas prácticas que originaron la llegada de lo que hoy padecemos.
Pablo Aure