lunes, 30 de agosto de 2010

El 26-S se decide: comunismo o democracia


El Carabobeño 30/08/2010

¡Hasta cuándo!

El 26-S se decide: comunismo o democracia
Pablo Aure
La semana pasada oficialmente comenzó la campaña electoral para promocionar los candidatos a diputados que integrarán la próxima Asamblea Nacional. A un ventajismo insólito, desmedido y grosero recurre el PSUV. Hugo Rafael Chávez promueve a sus candidatos y emplea cadenas de radio y televisión para ello. El manipula y dice que como ciudadano tiene derecho a promover los suyos, lo cual no puede ser entendido de una manera tan sencilla ya que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela lo prohíbe en su artículo 145 (“Los funcionarios públicos y funcionarias públicas están al servicio del Estado y no de parcialidad alguna”). Esta norma no necesita ser interpretada porque está demasiada clara. Pero, por si esto fuera poco, no sólo promociona candidatos del PSUV si no que, también, subvenciona sus campañas con los recursos del presupuesto nacional en franca malversación de fondos. Desde luego, Chávez no tiene control y hace lo que le da la gana con las leyes y la Constitución. Justamente ése es el significativo papel que debe jugar la venidera Asamblea: poner coto al desmedido abuso de autoridad que desde el alto gobierno se viene cometiendo.
Pues bien, con todo ese ventajismo vulgar, el país desea cambios. No quiere más comida podrida ni chatarras rusas vendidas como armas militares. Desea desesperadamente tener una Asamblea Nacional que controle severamente al Ejecutivo y no sea vista como un centro de complacencia y alcahuetería para aplaudir ciegamente al jefe único. El pueblo quiere diputados con personalidad, valentía e independencia, que no tengan que guindarse de la chaqueta de nadie para sostener un liderazgo en la sociedad. Que actúen con libertad de conciencia y no como marionetas que los muevan los hilos de la delincuencia. El país necesita una Asamblea Nacional que represente y sienta al pueblo.
El 26 de septiembre tenemos la posibilidad de evitar que Venezuela se hunda en el asqueroso charco del comunismo. Debemos y tenemos que votar por los candidatos de la unidad. No hay una tercera vía: o son los comunistas, o son los demócratas quienes deben llegar a la Asamblea Nacional. Bien lejos con los que ahora pretenden diferenciarse de los rojos dizque con el argumento de que no les gustan los extremos. Ese discurso quizá estaría bueno en otras condiciones, en un país en que no estén en juego las más elementales libertades.
Solidaridad con Peña Esclusa
Siento que con Alejandro Peña Esclusa no hemos sido lo suficientemente solidarios. En efecto, Peña Esclusa se encuentra tras las rejas en el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) desde el pasado 12 de julio acusado de tráfico de armas de guerra en la modalidad de ocultamiento y asociación para delinquir, ya que de acuerdo a los agentes que allanaron su apartamento -y el escrito de acusación del Ministerio Público- le encontraron 100 detonadores y 900 gramos de explosivos C-4. Ese material explosivo no debemos tener dudas de que fue sembrado por quienes practicaron el allanamiento. Y lo digo porque esa carga mortal supuestamente se encontraba en la gaveta del escritorio de su hija de ocho años.
Conozco a Alejandro desde hace algunos años en estas luchas contra la dictadura. Lo considero valiente y decidido, pero jamás sus acciones, estoy seguro, pondrían en peligro la integridad física de ningún ciudadano y mucho menos de su hija.
Opino igual que él: “las acusaciones en su contra son una farsa”. Alejandro ha venido denunciando sin miedo las vinculaciones del régimen con la narcoguerrila. El tiempo le ha dado la razón. Viaja de un lado a otro advirtiendo quién es Hugo Chávez y cuáles son sus propósitos para el continente.
Con el encarcelamiento de Peña Esclusa nuevamente Chávez se equivoca, pues lo pone en evidencia aún más. ¡Qué cosa más grande! dijeran los cubanos: la información de ese material explosivo la dio el salvadoreño Francisco Chávez Abarca, acusado de colocar bombas en Cuba. Recordemos que el salvadoreño “vino” a Venezuela supuestamente a cometer actos terroristas y mansamente se dejó capturar, y no conforme con eso, “delató” a Peña Esclusa. Por Dios: quién se va a comer ese cuento, si hace más de una semana un soldadito dentro del fuerte Tiuna mató a dos oficiales e hirió a otros seis militares y logró escapar del fuerte militar y hasta el momento que escribo esta nota no lo han podido apresar. ¿Vamos a creer esa farsa que el “famoso” Chávez Abarca se va a dejar capturar así tan facilito y va a echarle paja a Peña Esclusa...? ¡Demasiado balurda esa historia, diría un chamo!
Sigo coincidiendo con Peña Esclusa: “No existe ninguna posibilidad de que un juez me absuelva, aunque presente las pruebas más sólidas”, dijo Peña Esclusa. “La Justicia venezolana está totalmente secuestrada por el Ejecutivo”. Bueno lo absolvería si Hugo Rafael da la orden... vergüenza judicial! Amigo Alejandro: desde esta trinchera de lucha te envío mi solidaridad y ten la seguridad de que tus luchas son las de muchos y que, además, no son en vano y algún día esa Venezuela que soñamos te lo agradecerá.
Comida y helicópteros podridos
Hay que ver que con este régimen nuestro país ha perdido dinero en alimentos descompuestos y en chatarra para los militares. Todo lo que se importa es de mala calidad. No es que sean golilleros, parecen más bien rateros. Todos los negocios son malos para el país y miles de millones de bolívares se van a la basura y para los bolsillos de los boliburgueses autores de todas estas sucias negociaciones.
Miles de contenedores con comida podrida se perdieron. No es mentira. Es una realidad reconocida por funcionarios del propio gobierno. Y para sumarle más delitos al abultado prontuario que tienen los encargados de hacer las negociaciones militares: el viernes pasado se cayó otro helicóptero más de los rusos. Resultado: 10 Guardias Nacionales fallecidos. Se informó que los militares murieron en el cumplimiento de su deber ya que al parecer estaban en labores de patrullaje. Se presume que en la persecución de grupos guerrilleros. ¿Qué pasó? No sabemos. ¿Fueron atacados o fue una falla del aparato, o una falla humana? ¿... o todas las anteriores?
Lo significativo es que se han caído ya 5 aeronaves similares a la que se cayó el viernes en Apure en la frontera con Colombia. ¿Por qué no hay una interpelación en la Asamblea Nacional para que se esclarezcan todos estos accidentes? Es lo menos que puede esperarse en un país donde funcionen las instituciones.
Ayer conversando con personas ligadas al mundo castrense me dicen que las razones que influyen en la caída de las aeronaves son:
1. La dificultad que existe en cuanto al idioma, ya que Venezuela estaba familiarizada al inglés, y ahora es otro el idioma. De allí la necesidad de reentrenamiento para el personal tripulante.
2. A los helicópteros no se le está dando el debido mantenimiento.
3. La impericia de los pilotos con el sistema de armas.
4.- Modelos primitivos en comparación con los avances que ha tenido la tecnología militar.
pabloaure@hastacuando.com
Twitter: @pabloaure

1 comentario:

  1. Hemos mencionado en su artículo en el Blog de Noticias de UnoAmérica.

    ResponderEliminar